lunes, 7 de diciembre de 2009

Más de una persona que no me conoce del todo me ha dicho que tengo pinta de yonki, y otras que no me veían con esa cara, ni con esa intención. ¿Y que pienso yo? Pues que asco de estereotipos. Si nos centrásemos más en conocer y no en observar, que bien iría el mundo joder.
En fin, supongo que poco a poco la gente va siendo absorbida por los perfectos perfiles de los/las modelos y los/las idolatran aún así sin conocer. ¿Y si después son unos/as falsas? ¿Y si se meten coca y mierda de esta? ¿Y si son unos psicópatas? ¿Y si al final resulta que son las mejores personas del mundo? Y qué, nos importa más su bolsillo, sus pechos, su culo, su torso, sus preciosos ojos azules.
A nadie le importa ya la originalidad de cada uno, y esas pocas personas que aún se fijan en esas pequeñas cosas que hacen grande a alguien, deberían esforzarse más para cambiar el mundo. Señores y Señoras, me presento voluntaria para hacerlo.