lunes, 5 de febrero de 2018

Combatientes

Es fácil enamorarse, a veces sólo basta con una puesta de sol en el mediterráneo, 
una cerveza y una buena amiga. 
O llamar por teléfono desde el balcón mientras ves llover.
Aquel olor a tierra mojada,
el aterrizaje en la isla, un concierto en Can Jordi.

Pero, es más fácil enamorarse de palabras seguras y combatientes.
Caer rendida ante el espíritu crítico,
sentir pasión ante la vida,
acariciar las manos de aquellxs que llevan el cambio por bandera.
La pasión del que no se rinde,
la sonrisa de la esperanza tras dar una vuelta por la realidad.
No puedo evitar querer
a quienes aprenden
las personas felices de reconocer en sí mismxs
el sentir de la vida.

Si me sorprendo,
es de encontrar personas de las que enamorarme,
apasionadas de saber
que mañana será mejor porque
cada unx de nosotrxs
no cesará hasta conseguirlo.

domingo, 29 de octubre de 2017

Vistas al mar.

Escribir
borrar
escribir
borrar.

El vaiven de las olas.

Vistas al mar en Madrid.
Contigo.

Edificios vacíos.
Vida llena de vida.
Y un pequeño rincón
de suspiros. 

Sentirlo es placentero, 
reconfortante. 

Todo está en su sitio.
Perfectamente
(des)ordenado.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Ahora.

La intensidad
de las palabras que
no
dicen
nada.
Balbuceo.

El silencio
del mar
el oleaje
que
viene
que
va
que
viene
que
va.

(Que echo de menos)

Cerveza que ya no sabe
y es que ya no sé
pero,
amo mi camino.

Cada piedra
es perfecta para el tropiezo.

Cada piedra
es
per
fec
ta.

martes, 20 de junio de 2017

Relación de las relaciones.

La construcción de las relaciones algo tan aleatorio que te llena y te vacía en cuestión de días, horas, minutos...

No concibo en mi cabeza razones e ideas con las que construir un pensamiento sobre estas dinámicas sociales con sentido que se perciben sin sentido. ¿Con qué me quedo? ¿Qué debo dar? Es complicado incluso plantear preguntas sobre algo tan efímero: aparece tan fácil sin ni siquiera saber si permanecerá. La risilla de la vida suena de fondo cuando intento buscar respuestas.

Es divertido y a la vez abrumador.

Hoy no hay poesía ni lírica que valga.