viernes, 29 de septiembre de 2017

Ahora.

La intensidad
de las palabras que
no
dicen
nada.
Balbuceo.

El silencio
del mar
el oleaje
que
viene
que
va
que
viene
que
va.

(Que echo de menos)

Cerveza que ya no sabe
y es que ya no sé
pero,
amo mi camino.

Cada piedra
es perfecta para el tropiezo.

Cada piedra
es
per
fec
ta.

martes, 20 de junio de 2017

Relación de las relaciones.

La construcción de las relaciones algo tan aleatorio que te llena y te vacía en cuestión de días, horas, minutos...

No concibo en mi cabeza razones e ideas con las que construir un pensamiento sobre estas dinámicas sociales con sentido que se perciben sin sentido. ¿Con qué me quedo? ¿Qué debo dar? Es complicado incluso plantear preguntas sobre algo tan efímero: aparece tan fácil sin ni siquiera saber si permanecerá. La risilla de la vida suena de fondo cuando intento buscar respuestas.

Es divertido y a la vez abrumador.

Hoy no hay poesía ni lírica que valga.

martes, 13 de junio de 2017

La nada de las 2.35

Ya no queda más que simpleza banal para escribir.
Me pregunto qué clase de dolor debe recorrer mi cuerpo para poder encontrar un sentido a todo lo que escribo.
Si escribir era justicia propia contra mi boicot.

Ya no sé dónde dedicar espacio para crecer
crear.
No encuentro la razón de muchos llantos
y
cicatrices.

Banal.
Todo es banal.

Todo llega
y me dice
que se va.

Todo es mar que perpetúa lejos, todo es silencio que causa temor. Temor a que desaparezcan
sensaciones
pensamientos
emociones.

Ya no encuentro
un lugar
en el que llorar.

Si la cordura me va a llevar por aquí,
no voy a continuar.

He empleado años en
vaciarme.

lunes, 24 de abril de 2017

Poesía corta marítima en prosa.

No hay reencuentro sin un poco de melancolía. Sentirse azul como el mar era normal pero nunca fue tan azul como aquel día en la orilla. Paso a paso dejaba atrás la montaña de emociones y se adentraba en la profundidad de la calma, de la vida, del sentir sin pensar. Encontrándose

Azul, como Rubén Darío, era poesía en aquel mar.